Saltar al contenido

La Economía Circular

Diseñado por Freepik

Diseñado por Freepik

En la naturaleza el concepto de basura no existe, los residuos de un ser vivo sirven como alimento para otro a través de la cadena alimenticia. La energía proviene del Sol. Los seres vivos crecen y finalmente mueren, así estos recursos son recuperados por la tierra para volver a ser utilizados.

El concepto contaminación tampoco existe en la naturaleza. La contaminación es en realidad un exceso de alguna sustancia en un ecosistema, lo suficientemente acumulado para generar desequilibrios en él.

Al revisar estos dos conceptos, podemos darnos cuenta cómo ha repercutido la especie humana en los desequilibrios que actualmente tiene el planeta. Esto ha sido documentado por dos trabajos que puedes visitar en el blog: El Día de la deuda ecológica y Los límites planetarios

El modelo de la naturaleza es cíclico pero nosotros, en algún punto, comenzamos a producir bajo un esquema de Economía Lineal, entendido como extraer, producir y desechar. De esta manera, extraemos recursos finitos del planeta y muchas veces generamos residuos tóxicos. Este modelo a largo plazo, no es viable.

Si aprendemos de la naturaleza y tomamos de ella los conocimientos necesarios para adaptar nuestro modelo de producción, al final del consumo no tendríamos desechos sino recursos que funcionan como materia prima para otros procesos o productos (ecología industrial). Lo anterior genera una Economía Circular.

Tipos de productos

Para lograr esto, tendríamos que dividir los productos biológicos de los tecnológicos, una propuesta del modelo de pensamiento Cradle to Cradle. En el caso de los biológicos, un ejemplo sería diseñar empaques biodegradables, que al final de su vida útil fueran reintegrados a la naturaleza en forma de composta, regenerando así los suelos. Para el caso de los materiales o productos tecnológicos, como los electrodomésticos y electrónicos el tratamiento tendría que ser diferente y se proponen varias acciones:

Recuperar, que consiste en recobrar y regresar los materiales que ya fueron utilizados para poder reintegrarlos a la cadena productiva. En este caso aplicaría también el concepto de Minería Urbana, que intenta recuperar los metales que ya fueron extraídos de la tierra y ahora se concentran en equipos tecnológicos.

Renovar, una vez recuperados los equipos o sus componentes, repararlos o remanufacturarlos para que puedan seguir siendo utilizados alargando así su vida útil.

Rediseñar, para que esto fuera posible, todos los productos desde su concepción tendrían que ser pensados para desensamblarse.

Un ejemplo de esto, sería repensar el concepto de propiedad como se propone en la Economía del Desempeño ¿Qué pasaría si nunca fuéramos propietarios de los bienes tecnológicos y en lugar de esto, tener una licencia de uso de los fabricantes? Los productos serían diseñados para ser desensamblados y regresados al productor, se separarían sus componentes en tecnológicos y biológicos y podrían ser reintegrados a la tierra.

Otro tema es la distribución. Imagínense que todos los productos fueran producidos y transportados con energías renovables, de esta manera, el modelo generaría prosperidad a largo plazo.

Muchas compañías ya están adoptando esta forma de trabajar, pero la Economía Circular consiste en que todas las empresas que constituyen la infraestructura y economía, trabajen en conjunto bajo este esquema.

Pasar de la economía lineal a la economía circular es un reto, pero es indispensable para nuestra supervivencia. Pensemos y rediseñemos nuestro futuro con creatividad e innovación.

 

Fuente:

Ellen MacArthur Foundation. (2021, agosto 9). Rethinking Progress Spanish. https://www.youtube.com/watch?v=RstFV_n6wRg&t=2s

 

Fundación para la Economía Circular. (2017). Economía Circular. Fundación Economía Circular. Retrieved February 8, 2022, from https://economiacircular.org/economia-circular/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *