Saltar al contenido

Lombricomposta 

Lombriz Roja Californiana

Lombriz Roja Californiana

El proceso para hacer lombricomposta es casi igual al de la composta, sólo que tiene lombrices, una humedad mayor del 80%, hay que evitar cítricos, ajo y cebolla y cuidarla de insectos no deseados.

Aunque hay muchos microorganismos que descomponen la materia orgánica, las lombrices se han vuelto famosas por comer diariamente el equivalente a 10 veces su peso, lo que las hace muy interesantes para la rapidez con la que vivimos actualmente.

La lombricomposta la recomiendo para hogares donde se necesite compostar pocos residuos y se puedan cuidar ya que son como una mascota más.

Miedo a matarlas

Tardé mucho tiempo en conseguir lombrices. Mi primera excusa fue la desidia, en segunda no sabía dónde conseguirlas y en tercera, tenía miedo de matarlas.

Así que un día fui a casa de un amigo que cultivaba orquídeas, le platiqué mi inquietud y me dijo que él tenía. Me regaló diez lombrices. No sabría lo que haría con ellas. Tenía que construirles un hogar, ya no tenía pretexto. Me las llevé a casa en un recipiente con tierra y unos agujeros para que les entrara el aire.

Al día siguiente conseguí 3 cajones grandes plásticos para almacenar (no pensé en conseguir de segunda mano). Todavía los tengo. Tienen una capacidad aproximadamente de 50 litros cada uno, son de color negro y los habilité viendo videos de Youtube. Usé unas brocas para metal, un exacto, un taladro y una llave para garrafón.

Mi miedo se cumplió ¡Era una asesina!

No recuerdo el mes pero era otoño y coloqué mis lombrices en el jardín en una zona sombreada para que no estuvieran expuestas al calor.

Cuando llegó la primavera la orientación del sol cambió. Noté que las lombrices estaban muy arriba pegadas a la tapa como queriendo salirse de la caja. No caí en cuenta que el sol estaba cayendo directo sobre las cajas negras y un día empezó a oler fatal y no sabía lo que era. Cuando abrí la caja, la humedad se estaba evaporando, se había convertido en una olla de presión. Las lombrices se cocinaron, se hicieron puré, eran una gelatina babosa de color rosado. La mayoría estaban muertas y el olor era extremadamente fétido. Me puse a llorar de la impotencia y la tristeza de haber matado a mis lombrices.

La caja era muy pesada, así que tuve que esperar al día siguiente para pedir ayuda y cambiar los recipientes a la parte frontal de la casa. La cochera es un lugar sombreado y no tenía más que esperar a que alguna hubiera sobrevivido para que pudieran reproducirse nuevamente. Encontré dos o tres y finalmente esas son las que se han reproducido. Actualmente tengo bastantes.

Insectos no deseados

Con el insecto que más he lidiado son con las hormigas. Las negras chiquitas y las rojas que les llamamos mantequeras. A las negras les encanta poner sus huevos dentro, aún no sé porqué y las rojas se comen a las lombrices y a los microorganismos que están dentro y que también ayudan a la descomposición de los residuos. Para evitar a las hormigas pongo cáscaras de cítricos llenos de moho verde, mantengo los residuos con la humedad adecuada, rayo con gis blanco las paredes del recipiente y tierra diatomea.

Lo más valioso

El humus de lombriz se ha convertido en oro para mí, lo cuido celosamente y uso para mis macetas y huerto, lo he llegado a vender y también lo regalo a personas especiales.

Las lombrices comen composta, así que puedes empezar a hacerla y una vez que la domines puedes agregarlas, comprar un pie de cría, así verás resultados un poco más rápido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *