Saltar al contenido

¿Por qué hacer composta?

top-view-waste-with-organic-vegetables

Freepik: top-view-waste-with-organic-vegetables

Según el 5º Informe de Gobierno del año 2017. En México, el 51.6% de los residuos sólidos urbanos son materia orgánica, compuesta por los desechos de comida que sale de casas o comercios y los restos de poda.

Los residuos después de haber sido recolectados por los servicios municipales, son llevados a tiraderos a cielo abierto o en el mejor de los casos a rellenos sanitarios. Rara vez son tratados adecuadamente para evitar el impacto al medio ambiente.

En los tiraderos a cielo abierto, los materiales se descomponen en ausencia de oxígeno, proceso anaeróbico, resultando agua, metano, dióxido de carbono y algunos otros gases en menor proporción produciendo contaminación de agua, tierra y aire.

Algunos rellenos sanitarios recuperan y tratan los lixiviados y los gases generados, el metano es utilizado para producir electricidad y el residuo es liberado en forma de dióxido de carbono.

El metano es un gran problema, en la mayoría de los casos, es un gas de efecto invernadero muy nocivo, es incoloro y está presente de manera natural en la naturaleza. Según algunos expertos es 25 veces más contaminante que el dióxido de carbono y absorbe mucho más calor, aunque necesita mucho menos tiempo para ser reintegrado a la naturaleza.

A diferencia de esto, cuando la materia orgánica se descompone por medio de microorganismos en presencia de oxígeno, proceso aeróbico, y humedad adecuada, se produce la composta, resultando agua, dióxido de carbono y abono.

Ayudando al medio ambiente

De aquí, la importancia del compostaje. Convertimos un residuo en algo que tiene valor, reducimos la cantidad de contaminación y nos ayuda a regenerar los suelos, capturamos agua y CO2, disminuimos la erosión y le regresamos vida, energía, nutrientes y microorganismos.

De manera simple, se necesitan tres aspectos para hacer una buena composta:

  1. Materiales orgánicos (verdes como los residuos de la cocina y secos),
  2. Humedad y
  3. Oxigenación.

Los materiales orgánicos se deben agregar a la composta de manera intercalada en capas, como si fuera un sándwich, la misma proporción de materiales secos y verdes. Siempre deben estar húmedos, no encharcados y deben airearse una o dos veces por semana, dependiendo el tamaño de la compostera.

En tres meses, tendrás tierra con olor a bosque.

Si quieres saber un poco más, te dejo este artículo con más consejos ¿Cómo hacer composta?

Referencia: Grobe P. (21 de octubre de 2019). Metano: el malvado hermano gemelo del CO2. DW Noticias. Recuperado el 10 de marzo del 2022 https://www.dw.com/es/metano-el-malvado-hermano-gemelo-del-co2/a-50923199.

 

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *